La cerveza y los sentidos

Está comprobado que para tener una experiencia gastronómica memorable debemos utilizar todos nuestros sentidos, ya que en la lengua sólo podemos saborear los 5 sabores básicos (dulce, amargo, ácido,  salado y umami).

Todo lo que digerimos está influenciado tanto de nuestra nariz como nuestra boca, de hecho, investigaciones han demostrado que los demás sentidos como la vista, el oído, el tacto y el olfato también influyen en lo que probamos.

Si dividiéramos la experiencia gastronómica entre sólo estos dos sentidos podríamos decir que 10% es atribuible al gusto y 90% al olfato.

Anatomía de la Lengua

2013-07-18 21.59.38

Hemos leído y escuchado de manera errónea sobre el mapa de la lengua que precisa que en el fondo de la lengua sentimos los sabores amargos, los dulces en el frente y los agrios y salados en los lados. La realidad es que podemos degustar los cinco sabores básicos en toda la  lengua, aunque con notable intensidad en ciertas áreas como mencionadas más arriba.

Aplicándolo a la Cerveza

Las cervezas craft o artesanales están cargadas de aromas y sabores intensos, según el estilo varía considerablemente, entre los más comunes están el cacao, chocolate, frutas, caramelo, café,  especias, etc.

Siempre que vayamos a degustar una cerveza de manera seria debemos servirla en un vaso. Si quieres saber porque puedes leer la entrada “Mejora tu experiencia al beber cervezas”

Utiliza los sentidos:

Vista:

Levantando el vaso hacia una fuente de luz tratamos de identificar tonalidad y color de la cerveza, la espuma, su tamaño y consistencia.

Olfato:

Mientras tomamos nos detenemos a percibir e identificar los aromas en la cerveza,  agitamos un poco el vaso en forma circular y veremos cómo estos se intensifican y se hacen más notables, también a medida que esta alcance su  temperatura ideal.

Podemos empezar por identificar los aromas básicos de la malta y el lúpulo y luego avanzar a los aromas más complejos como chocolate, café, frutas, especias, etc.

Gusto:

Detente a saborear. Pasea el líquido por toda la boca, trata de reconocer los sabores y su intensidad según el área de la lengua, identifica el cuerpo, si es  ligero o medio, que textura deja en tu boca, si es densa y espesa o fina como agua,  que toques de alcohol tiene, si es suave o bastante notable, finalmente  ingiere el líquido.

Impresión Final:

Éste es el remanente de sabor que queda en nuestro paladar luego de beber, según la cerveza podría ser más intenso y algunas no dejan ningún tipo de impresión. Trata de identificar que sabor es que persiste y por cuanto tiempo.

Conclusión

Al final la mejor cerveza es la que más nos gusta; de todas formas, lo ideal siempre será que sea balanceada que ninguno de sus sabores abrume el otro, y que podamos identificarlos de manera precisa.

Cheers!